18 abril 2018

Piscópatas del capitalismo...no sólo de lo sistemas formalmente totalitarios mata el hombre


Goldman Sachs se plantea si curar a los enfermos es un “modelo de negocio sostenible”
 
Medicamentos

El banco, en un informe, recuerda las pérdidas que ha tenido la farmacéutica Gilead tras curar la hepatitis C.      

Goldman Sachs tiene un consejo para las empresas de biotecnología: curar a los pacientes puede frenar en seco su negocio. De hecho, los analistas del banco estadounidense lanzan una pregunta directa. “¿Es la curación de los pacientes un modelo comercial sostenible?”. De esta manera, se han dirigido los expertos en un informe del 10 de abril titulado “La revolución del genoma” donde se abordan los problemas del mercado.
 
La pregunta no está planteada porque sí. Los últimos movimientos del sector le sirven de ejemplo a Goldman Sachs para advertir de los riesgos. En su informe, el analista Salveen Richter no ha pasado por alto la trayectoria reciente de Gilead Sciences, la farmacéutica del tratamiento para la hepatitis C. Las ventas de la multinacional en EEUU alcanzaron un máximo de 12.500 millones de dólares en 2015… pero desde que se ha empezado a curar a los pacientes, las ventas de la compañía han ido en picado, así como que han aparecido los golpes de Wall Street.


 
 
 
EL PODER DE GOLDMAN SACHS EN LOS GOBIERNOS
 
 
 

16 abril 2018

Siria: cuando el periodismo intoxica más que las supuestas armas químicas y los cascos blancos son en realidad negros


¿Cómo pueden los periodistas provocar guerras?

El bombardeo perpetrado contra Siria el 14 de abril de 2018 pasará a la historia, además de todo, como un ejemplo de las consecuencias del periodismo amarillo. Thierry Meyssan aborda nuevamente el uso del sensacionalismo en la propaganda de guerra.

JPEG - 40.1 KB
En diciembre de 2016, los Cascos Blancos –presentados como una “organización humanitaria” o de “defensa civil”– firmaban este documento junto a los yihadistas que asediaban Damasco y que cortaron el suministro de agua a la población de la capital siria. Privar de agua a los civiles es un crimen de guerra. ¿Dónde estaban entonces la “comunidad internacional” y los grandes medios de prensa occidentales?
Estados Unidos, Francia y el Reino Unido bombardearon Siria en la noche del 13 al 14 de abril de 2018. Esta operación militar, una agresión en términos de Derecho Internacional, es presentada como una «respuesta» de «los aliados» al supuesto uso de armas químicas por parte de la República Árabe Siria.
El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, declaró ante el Congreso que no dispone de pruebas que demuestren esa acusación pero que se basa en «artículos de prensa creíbles». En 2011, cuando el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, lanzó una orden internacional de arresto contra el líder libio Muammar el-Kadhafi, también lo hizo basándose en artículos de la prensa… cuya veracidad –hoy está demostrado– era nula. Pero justificó así la intervención de la OTAN contra Libia.
En 1898, el gobierno de Estados Unidos también se basó en los «artículos de prensa creíbles» de los periódicos del magnate de la prensa William Randolph Hearst [1] para iniciar la Guerra Hispano-Americana [2]. Posteriormente, los artículos de los diarios de Hearst resultaron ser totalmente inventados [3].
En cuanto a los «artículos de prensa creíbles» a los que se refiere el general Mattis, estos se basan en las declaraciones de la ONG británica White Helmets (Cascos Blancos). Presentados como una «asociación humanitaria», los «Cascos Blancos» en realidad son parte del conflicto ya que han participado oficialmente en varias operaciones de guerra, como la que cortó el abastecimiento de agua a los 5,6 millones de habitantes de Damasco, la capital siria, durante unos 40 días [4].
SIGUE LEYENDO: http://www.voltairenet.org/article200681.html